Blogia
La Cueva del Druida

Picaduras, mordeduras e hinchazones leves.

La hinchazón de la piel suele ser una consecuencia habitual ante mordeduras y picaduras, que en la mayoría de los casos no suele tener importancia  y que normalmente suele desparecer en pocas horas. Cuando se aplica un remedio interno a la vez que uno externo la acción suele ser más eficaz.

Plantas como el espliego o lavanda ayudan a aliviar la irritación además de ser repelente de insectos, el aloe vera es un excelente calmante y cicatrizante de la piel, y tanto el hipérico o hierba de San Juan como la caléndula ayudan a reducir la inflamación.

Algunas picaduras o mordeduras pueden resultar venenosas por lo que en casos de tendencia a reacciones alérgicas agudas , picor en la boca o inflamación de garganta debe buscarse atención médica inmediata.

REMEDIOS EXTERNOS:

Espliego, Lavandula officinalis: Las flores de lavanda entre otras muchas cualidades son antibacterianas y antisépticas para la piel, ayudando a cicatrizar quemaduras, heridas y llagas. El aceite esencial aplicado en las picaduras de insectos consigue aliviar el dolor y la inflamación. También es útil en el tratamiento de la sarna y los piojos de la cabeza.

Remedio: Frotar la zona afectada y alrededores con la hojas frescas, o aceite esencial

Albahaca, Alhabega: Esta plante se usaba en la época romana para aliviar la flatulencia, combatir el envenenamiento, como diurético y para favorecer la producción de leche materna. Aplicada externamente, las hojas actúan como repelente de insectos, y el jugo de la hojas alivia las mordedura y picaduras de insectos. Su acción antibacteriana está comprobada.

Salvia, Salvia officinalis: El nombre botánico de la salvia viene de salare, “curar” en latín. Hoy la salvia es un remedio eficaz para los dolores de garganta, mala digestión y periodo irregular. Sus hojas frescas aplicadas sobre la piel calman las mordeduras y picaduras de insectos.

Remedio: Frotar la zona afectada con el jugo de las hojas de salvia o albahaca.

Caléndula, Calendula officinalis: Los pétalos de la caléndula son un remedio excelente para la piel inflamada o irritada evitando que se extienda la infección y ayudando a acelerar la recuperación.

Áloe, aloe vera: El gel translúcido que contienen las hojas sana heridas y quemaduras con una eficacia extraordinaria, acelerando la cicatrización y reduciendo el riesgo de infección.

Remedio: Aplicar gel de Aloe o crema o infusión de caléndula en la zona afectada.

REMEDIOS INTERNOS:

Ortiga mayor, Urtica dioica: La ortiga , muy conocida por su picadura, ha sido siempre muy apreciada por su uso medicinal. En el siglo I d. C., el médico griego Dioscórides citaba una serie de usos, las hojas frescas cortadas en emplastos para heridas sépticas, el zumo para hemorragias nasales y las hojas cocidas mezcladas con mirra para estimular la menstruación. Hoy la ortiga se emplea para la fiebre del heno, artritis, anemia y para la urticaria.

Remedio: Hacer una infusión con hojas de ortiga fresca o seca y tomar tres tazas al día.

Echinacea, Echinacea angustifolia: Es una de las hierbas medicinales más importantes del mundo. Eleva la resistencia del organismo ante las infecciones bacterianas o virales estimulando el sistema inmunológico. Es antibiótica y ayuda a mitigar las alergias. Ha sido utilizada durante siglos para combatir infecciones de la piel .

Remedio: Tomar cápsulas o pastillas de echinácea.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

natalia -

deberia tener mas remdios para las distintos problemas que se le presenten a la persona.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres