Blogia
La Cueva del Druida

La última moda en comunicación desde el "más allá".

Ahora ya no sólo se utilizarán las psicofonías para que, desde el "otro lado", los fallecidos se pongan en contacto con nosotros. La última moda es enterrarse con el teléfono móvil. Podeís leerlo en esta noticia:

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_4857000/4857608.stm

Esta práctica que en un principio puede parecernos algo curiosa, se entenderá mejor si analizamos el miedo a la muerte que todos tenemos, y que se acentúa aún más en el caso de que hablemos del enterramiento en vida. Enfermedades como la catalepsia, pueden provocar estados biológicos que se asimilan a la muerte clínica (sobre todo en países dónde no se hacen las preceptivas pruebas de comprobación postmortem) y que pueden motivar enterramientos de personas que aún están vivas. Antaño existían ataúdes con artilugios como pequeñas banderitas y en los últimos años en países como Chile instalan los denominados "botones del pánico" en ellos. En ambos casos estos mecanismos se activan desde el interior y "avisan" al enterrrador, o al vigilante del cementerio, de que en ese ataud hay una persona aún viva (y angustiada) y no reposando precisamente. Hoy en día la solución del móvil puede ser una alternativa bastante válida (siempre y cuando uno tenga saldo suficiente, y no hayan dado el contrato de baja por fallecimiento, o bien siempre que haya cobertura) para dar tranquilidad a los "fallecidos" a la hora de dudar sobre su verdadera muerte.

En cualquier caso, y a pesar de que se inició por un motivo de carácter supersticioso, esta iniciativa ya se está empezando a convertir en una moda, y si en la antiguedad eran los faraones y reyes los que se hacían enterrar con completos ajuares para iniciar el último viaje, ahora se unen los teléfonos móviles a estos útiles para encarar el fin de los días Laughing.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres